La obesidad ha aumentado casi tres veces su prevalencia desde 1975, lo que representa, sin duda, un desafío de salud en constante crecimiento a nivel global. En la actualidad, se estima que más de 988 millones de adultos padecen obesidad, y se prevé que esta cifra pueda duplicarse para el año 2030. En España, más del 60% de la población española es obesa o se encuentra en riesgo de serlo. Así, somos el noveno país de Europa con una de las mayores prevalencias en exceso de peso.

Con el objetivo prioritario de promover la visibilidad y defensa de los derechos de las personas con obesidad en España, se ha llevado a cabo el informe Situación sanitaria y social de las personas con obesidad en España, realizado por una alianza estratégica compuesta por trece organizaciones de pacientes, entre ellas AECAT, y sociedades científicas de nuestro país. Las entidades firmantes reclaman en este documento la necesidad de reconocer la obesidad como enfermedad crónica en España, lo que, en palabras de Victoria Buiza, portavoz de la Alianza por la Obesidad y presidenta de la asociación AB Híspalis Nacional, “no solo mejoraría la prevención y atención, sino que también impulsaría la investigación y la inversión en políticas de salud pública para abordar este creciente problema”.

Este estudio tiene el objetivo de identificar cuáles son las barreras que obstaculizan el manejo de la enfermedad. Entre los temas explorados, se incluyen aspectos sobre el diagnóstico, el circuito asistencial, el tratamiento, la información recibida sobre la patología y sus implicaciones, además del impacto de la obesidad en la vida cotidiana de los que la padecen. Solo un 42% de los participantes considera la obesidad como una enfermedad, frente a un 28% que la asocia con consecuencias de problemas emocionales o psicológicos, un 17% que la vincula con una falta de voluntad, un 12% que la percibe como una consecuencia de otras enfermedades y un 3% que la cataloga como un mero problema estético.

La principal conclusión del estudio es, por tanto, que la falta de reconocimiento de la obesidad como enfermedad conduce inevitablemente a un infradiagnóstico.A pesar de que la evidencia científica respalda que la obesidad es una enfermedad crónica, las personas con obesidad tienden a subestimar su condición real de peso. En concreto, un 27% de los pacientes del estudio perciben erróneamente su situación de peso. Esto conlleva a una subestimación de la gravedad y de su condición de obesidad, lo que, a su vez, provoca un retraso significativo en la búsqueda de atención médica. El proceso diagnóstico también presenta desafíos, así según los resultados obtenidos en el presente estudio, solo el 69% de los pacientes con obesidad recibe un diagnóstico de obesidad.

Atención y abordaje de la obesidad

También se observa que un tercio de los pacientes con obesidad no ha recibido atención específica; en concreto, el 65% de ellos no tiene diagnóstico formal y el 35% restante son diagnosticados de forma secundaria al ser tratados por otra patología principal, como diabetes tipo 2 o problemas cardiovasculares. Por tanto, solo el 67% de los pacientes con obesidad recibe algún tipo de atención sanitaria para la misma, estando atendidos de media por 2 o 3 especialistas Los profesionales de especialidades como endocrinología, atención primaria y nutrición son los más frecuentemente involucrados, mientras que disciplinas igualmente relevantes, como la psicología o medicina interna tienden a desempeñar para ellos un papel secundario en la atención, dejando necesidades críticas de los pacientes sin cubrir. Estas deficiencias en la coordinación y continuidad asistencial y la ausencia de un enfoque multidisciplinario integral comprometen la calidad de la atención sanitaria.

Aunque existen múltiples tratamientos para hacer frente a la obesidad, se desprende del estudio que apenas un 48% de los pacientes recibe información por parte de los profesionales de la salud sobre las diversas opciones de tratamiento y sus expectativas. Las limitaciones en el acceso a tratamientos, falta de personalización y escasa información aumentan el riesgo de fallo terapéutico.

La necesidad de una mayor accesibilidad a atención psicológica especializada y a terapia conductual se destaca como un componente esencial en el abordaje de la obesidad. Sin embargo, el 71% de los participantes en el estudio no ha tenido acceso a este tipo de tratamiento, a pesar de que el 56% de ellos considera que habría sido beneficioso y solo el 29% ha tenido acceso a atención psicológica especializada.

La estigmatización en el ámbito sanitario es otro desafío que afecta negativamente la calidad de la atención sanitaria y el bienestar de los pacientes. Según estudios de la OMS, el 54% de los adultos con obesidad ha sufrido estigma por su condición, lo que es consistente con los datos obtenidos en este estudio que muestra que un 66% de los participantes ha sido objeto de estigmatización debido a su peso.

De igual manera, la estigmatización social de la obesidad es un obstáculo en múltiples dimensiones con efectos adversos en la calidad de vida de quienes la padecen, incluyendo los ámbitos laborales, educativos, familiares y sociales en general. Este prejuicio surge de la percepción generalizada de que la obesidad es el resultado de una falta de voluntad y malos hábitos, así como de estereotipos negativos relacionados con la obesidad. En la sociedad en general, el estigma relacionado con el peso es uno de los desafíos más significativos a los que se enfrentan los pacientes con obesidad: el 58% de ellos ha reconocido sentirse víctima de este señalamiento.

Frente a la sólida evidencia que respalda la alta prevalencia de la obesidad, su preocupante tendencia al aumento, su significativo impacto tanto en el sistema sanitario como en la economía (la obesidad conlleva un 9,7% del gasto total en atención sanitaria y reduce la productividad laboral en el equivalente a 479.000 jornadas laborales anuales, lo que se traduce en una reducción del Producto Interno Bruto (PIB) del 2,9%), su amplia gama de comorbilidades asociadas y su repercusión negativa en la calidad de vida, la obesidad se erige como un desafío apremiante en la salud pública española para la que esta alianza estratégica propone 12  propuestas que se enfocan en una atención más efectiva y en la promoción de un enfoque integral de la enfermedad para mitigar el impacto en la salud y el bienestar de las personas afectadas:

  • Potenciar el reconocimiento real de la obesidad como una enfermedad crónica.
  • Desarrollar campañas de concienciación y sensibilización sobre la obesidad.
  • Desarrollar programas de educación y promoción de la salud en escuelas.
  • Realizar acciones de formación y concienciación para profesionales sanitarios.
  • Implementar programas de detección precoz del exceso de peso de manera sistemática.
  • Establecer protocolos de diagnóstico integral.
  • Establecer protocolos de tratamiento y seguimiento personalizados e integrales.
  • Instaurar equipos multidisciplinarios específicos para el abordaje de la obesidad.
  • Incorporar la cirugía bariátrica en las listas de priorización de los sistemas sanitarios, ampliar su oferta y garantizar un seguimiento adecuado tras la cirugía.
  • Establecer protocolos de comunicación y coordinación entre los diferentes profesionales sanitarios.
  • Ampliar el acceso a la atención psicológica especializada y la terapia conductual.
  • Promover la corresponsabilidad del paciente a través de la información y educación sanitarias.

Sobre la Alianza por la Obesidad

Ante el creciente impacto de la obesidad en la salud pública y en la población de España, se ha

conformado una alianza estratégica compuesta por trece organizaciones de pacientes y sociedades científicas* con el propósito fundamental de promover la visibilidad y la defensa de los derechos de las personas que enfrentan la obesidad en España. Este objetivo central busca establecer a la obesidad como una enfermedad crónica que exige un enfoque integral y multidisciplinario, así como mejorar la atención sanitaria proporcionada a quienes la padecen.

Para alcanzar este objetivo, se han delineado tres acciones específicas:

  1. Generar evidencia sobre el impacto que ocasiona la obesidad en las personas que la padecen.
  2. Poner a disposición de las administraciones públicas propuestas de mejora en el abordaje de la obesidad.
  3. Incidir ante las autoridades sanitarias sobre la importancia de que la obesidad sea reconocida como una enfermedad crónica.

*Asociación Bariátrica Híspalis Nacional, Asociación de Pacientes Bariátricos y Obesidad (AB Híspalis), Asociación Española de Cáncer de Tiroides (AECAT), Asociación española de Gastroenterología (AEG), Asociación de Enfermos de Esófago de Barret (ASENBAR), Cardioalianza, Federación Española de Diabetes (FEDE), Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (FNETH), Osteoarthritis Foundation International (OAFI), Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO), Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), con la colaboración de Novo Nordisk.   


Referencias:

  • World Obesity Federation. (2022). World Obesity Atlas 2022. Disponible en: https://s3-eu-west1.amazonaws.com/wof-files/World_Obesity_Atlas_2022.pdf. Consultado: 5 de octubre de 2023.
  • Instituto Nacional de Estadística. (2017). Índice de Masa Corporal Población Infantil según Sexo y Comunidad Autónoma. Población de 2 a 17 años. Disponible en: https://www.ine.es/jaxi/Tabla.htm?path=/t15/p419/a2017/p06/&file=01011.px. Consultado: 5 de octubre de 2023.
  • Instituto Nacional de Estadística. (2020). Índice de Masa Corporal por CCAA y Periodo. Población de 18 y más años. Disponible en: https://www.ine.es/jaxi/Tabla.htm?path=/t00/ICV/dim3/l0/&file=33101.px. Consultado: 5 de octubre de 2023.
  • World Health Organizarion. (2022). WHO European Regional Obesity Report 2022. Disponible en: https://iris.who.int/bitstream/handle/10665/353747/9789289057738-eng.pdf. Consultado: 5 de octubre de 2023.
  • Lecube, A., Sánchez, E., Monereo, S., Medina-Gómez, G., Bellido, D., García-Almeida, J.M., de Icaya, P.M., Malagón, M.M., Goday, A., and Tinahones, F.J. (2020). Factors Accounting for Obesity and Its Perception among the Adult Spanish Population: Data from 1000 Computer-Assisted Telephone Interviews. Obesity Facts, 13(4):322-332.
  • Baile, J.I., González-Calderón, M.J., Palomo, R., and Rabito-Alcón, M.F. (2020). Psychological Intervention of Obesity: Development and Perspectives. Revista de Diagnóstico Psicológico, Psicoterapia y Salud, 1(11):1-14.
  • Flint, S.W., Nobles, J., Gately, P., and Sahota, P. (2018). Weight Stigma and Discrimination: A Call to Media. The Lancet, 6(3):169-170.
  • Turner, M.M., Ford, L., Somerville, V., Javellana, D., Day, K.R., and Lapinski, M.K. (2020). The Use of Stigmatizing Messaging in Anti-Obesity Communications Campaigns: Quantification of Obesity Stigmatization. Communication Reports, 33(3):107-120.
  • Bristow, C., Meurer, C., Simmonds, J., and Snell, T. (2020). Anti-Obesity Public Health Messages and Risk Factors for Disordered Eating: A Systematic Review. Health Promotion International, 35(6):1551-1569.
  • Organisation for Economic Cooperation and Development. (2019). The Heavy Burden of Obesity: The Economics of Prevention. Disponible en: https://www.oecdilibrary.org/sites/67450d67en/index.html?itemId=/content/publication/67450d67-en. Consultado: 5 de octubre de 2023.
  • Hernáez, A., Zomeño, A.D., Dégano, I.R., Pérez-Fernández, S., Goday, A., Vila, J., Civeira, F., Moure, R., and Marrugat., J. (2019). Exceso de Peso en España: Situación Actual, Proyecciones para 2030 y Sobrecoste Directo Estimado para el Sistema Nacional de Salud. Revista Española de Cardiología, 72(11):916-924.
  • Okunogbe, A., Nugent, R., Spencer, G., Ralston, J., and Wilging, J. (2021). Economic Impacts of Overweight and Obesity: Current and Future Estimates for Eight Countries. BMJ Global Health, 6(10).