Debemos vacunarnos porque tenemos mayor riesgo de enfermedad grave y mortalidad con la infección por COVID-19 que la población sin cáncer.