El riesgo de recurrencia, clave para un tratamiento individualizado del paciente

El riesgo de recurrencia, clave para un tratamiento individualizado del paciente


La investigación científica y los avances tecnológicos en el campo de la salud junto con las continuas y profusas publicaciones hacen que el tratamiento y seguimiento de las enfermedades esté sujeto a permanente revisión.

En el cáncer de tiroides, estas investigaciones  junto con la mejora  en la precisión de las pruebas de imagen  ha  llevado a un incremento exponencial de la detección de carcinomas de pequeño tamaño y bajo riesgo, sobre los que ya se tiene suficiente casuística.

La pasada semana, el Dr. Fabián Pitoia, Jefe de Sección Tiroides del Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires, y su colega la Dra. Sandra Licht participaron en la Conferencia organizada por ACTIRA dirigida descubrir hacia dónde se dirigen los profesionales de la salud en el tratamiento y seguimiento de esta enfermedad.

La clave de las novedades  para estos especialistas  no estriba  en el uso de nuevos tratamientos, habiéndose  demostrado el alto grado de eficacia de los ya existentes,  sino en el manejo  diferenciado  de los mismos. El Dr. Pitoia lo describía  gráficamente como “la confección de un traje a medida” frente a la  tradicional “talla única” para todos los pacientes.

El camino por el que se está avanzando pasa por el estudio individualizado de cada paciente para darle el  tratamiento más adecuado y su posterior seguimiento. Esto evita en lo posible efectos secundarios adversos  innecesarios y mejora, en definitiva, su calidad de vida.

Pero, ¿cómo elaborar protocolos de actuación cuando se habla de tratamientos individualizados?

El tratamiento que se dispensará  a cada  paciente dependerá de lo  que el Dr. Pitoia definió como “riesgo de recurrencia”, consistente en  la evaluación de la probabilidad de que vuelva a presentar la enfermedad. De acuerdo con este presupuesto, los pacientes serán clasificados como de bajo riesgo, de riesgo intermedio y por último de alto riesgo.

Si bien esta clasificación no afecta al tratamiento de cirugía, constituyendo la  tiroidectomía   la terapia común a la práctica totalidad de los pacientes, ya sea total  o parcial  (En España, siguiendo las recomendaciones  de las guías europeas se opta en todo caso por la  tiroidectomía total), sí se están produciendo cambios en el tratamiento con yodo radiactivo del remanente tiroideo. La indicación de éste pasa a ser selectiva, de forma que no se aplicará a pacientes de muy bajo riesgo y posiblemente tampoco a los de riesgo bajo por considerarse de dudosa utilidad, indicándose en todo caso dosis mínimas (menor de 30mCi de I131). Sí se prescribe para los pacientes de riesgo intermedio y, en todos los casos, para los de riesgo de recurrencia alto.

También se encuentran en revisión la terapia de supresión hormonal, cuya indicación es también selectiva en dosis superiores a las necesarias,  solo  para los pacientes con riesgo intermedio y alto.

En cuanto a las novedades en materia de seguimiento, se centran en  los métodos utilizados y los tiempos para los controles. También estos aspectos están siendo objeto de revisión a la  luz de esta clasificación de los pacientes.

La medición de la tiroglobulina (Tg) como  factor indicador de la enfermedad, distinguiendo  si ha habido  terapia ablativa con yodo radioactivo (en cuyo caso su valor debería ser indetectable bajo estímulo) del supuesto de inexistencia de tratamiento ablativo (de forma que sería  el aumento de su valor y no su detección el indicador de posible recurrencia de la enfermedad) y la ecografía de cuello,  son los métodos de seguimiento utilizados hoy en día.

Como conclusión, podemos decir que el uso terapéutico y de seguimiento de los tratamientos a medida de los pacientes, evitando en lo posible efectos secundarios innecesarios lleva asociado una mejora en la calidad de vida del paciente. Ello, junto al alentador pronóstico de la enfermedad  (con un  90% de pacientes con un riesgo moderado o bajo de mortalidad y con una sobre vida casi similar al resto de la población) muestra que hoy  hay motivos para la esperanza.

La conferencia completa se puede encontrar siguiendo el enlace :

https://tercertermino.adobeconnect.com/_a1119921349/p32my3dz087/?launcher=false&fcsContent=true&pbMode=normal

8 comentarios

  1. Ruth dice:

    gracias al Dr. Pitoia que lleva “acompañándome” desde el principio y resolvía mis dudas de novata allá por el año 2002.

  2. Carmen dice:

    Un gran médico muy comprometido con esta patología. Podéis seguirle también en su página en FB https://www.facebook.com/#!/Dr.Pitoia?fref=ts

  3. Dr Pitoia dice:

    Muchas gracias! Un cariño enorme para toda la gente de Aecat. Los esperamos online para la próxima reunión que organice ACTIRA.

  4. Chelo dice:

    Muy interesante y muy clara la información. Gracias al doctor Pitoia.
    Como conclusión para mi caso, con muy bajo riesgo de recidiva, que fui operada en abril, yodo en julio y terapia de supresión hormonal actualmente, según estas investigaciones, me podría haber ahorrado el yodo y la terapia de supresión hormonal.

  5. nora liliana gutierrez dice:

    hipotiroidismo y soy pensionada o sea tengo PAMI y no dan mucha bolilla al tema estoy por hacerme un chequeo y quisiera cosultarle ,soy obeso y tengo 56 años

  6. Josépha F. Jacqueline De Eisinger dice:

    Bonjour

    Merci pour l’Article

  7. Aecat dice:

    Hola Nora Liliana:
    En primer lugar decirte que el hipotiroidismo no es un factor de riesgo de padecer cáncer de tiroides.
    No obstante, si no esta bien tratado puede ser muy invalidante y dificultar tu día a día, física y anímicamente.
    Afortunadamente tiene buen tratamiento con tiroxina.
    Lo que sí te recomendamos desde AECAT es que te informes bien sobre tu enfermedad con tu especialista, para conseguir una mejor calidad de vida.
    Un abrazo,

  8. Alicia dice:

    Muy buenos días, soy nueva en este tema….el 20 de febrero del corriente año me realizaron una tiroidectomia total, mi punción dio benignna ( bocio nodular) y en la operación se realizo biopsia por congelación y nuevamente el resultado fue benigno. Pero ohh sorpresa en la biopsia final ,el diagnostico fue Hiperplasia nodular coloide con nódulo dominante de 3,5 x 2 cm en lóbulo derecho. Marcada tiroiditis linfocitaria crónica y microcarcinoma papilar de 0,7 x 0,5 cm en lóbulo derecho. Estuve mes y medio hipo tiroidea y ahora comencé con T4 de 100, un cuarto x 5 días, 1/2 los siguientes 5 días y finalmente comenzaría con 3/4, no me suministraron iodo ya que mi estadio TNM: ES pT1a, pNx,pMx con sinceridad estoy asustada y angustiada , próximo control en julio con análisis de sangre controlando Calcemia, TSH, T4 libre antitiroglobulina ultrasensible y tiroglobulina…..me dijo el Doc que con cirugía podía curarse pero obvio tengo que seguir los controles indicados por la Endo……mi pregunta es? Se cura en algún momento…..aun con controles de x vida.. Es alto el indice de mortalidad como en otros canceres y si es verdad que al ser de bajo riesgo es curable. Mil perdones por mi ignorancia y gracias y felicitaciones por su maravillosa labor, un fuerte abrazo!

Cuéntanos tu opinión