La glándula tiroides

Disfunciones tiroideas

si no tienes las concentraciones adecuadas de hormonas tiroideas tu organismo no funcionará correctamente.

Para que nuestro organismo funcione correctamente es muy importante tener las concentraciones adecuadas de hormonas T3 y T4. Cuando éstas no son las adecuados hablamos de que existe una disfunción tiroidea.

Si la glándula tiroides es hipoactiva, no produce suficientes cantidades de hormonas tiroideas y los procesos metabólicos son más lentos por lo que el cuerpo se ralentiza y se dice que existe hipotiroidismo.

Detalle de la glándula tiroides

Detalle de la glándula tiroides

El hipotiroidismo es la enfermedad más frecuente de la glándula tiroides. Los síntomas más frecuentes son: debilidad, calambres musculares, cansancio, somnolencia,  retraso psicomotor, disminución de la memoria, concentración deficiente, olvidos, malhumor, irritabilidad, sordera, depresión, aumento de peso por retención de líquidos, infertilidad, estreñimiento, disfonía, nerviosismo, alteraciones en los ciclos menstruales, periodos abundantes, disminución de la frecuencia del latido cardíaco, intolerancia al frío, piel fría, seca, áspera y rugosa, frecuentemente con aparición de un color amarillento debido a la acumulación de carotenos, cabellos secos, caída del cabello, hinchazón de los párpados y cara, ronquera y tos o faringitis persistentes.

Si, por el contrario, se tiene demasiada hormona tiroidea en la sangre, el cuerpo trabaja más rápidamente. Estaríamos ante un caso de hipertiroidismo.

Los síntomas más frecuentes de hipertiroidismo son: nerviosismo, debilidad, aumento de la sudoración, intolerancia al calor, palpitaciones, insomnio, pérdida de peso, puede presentar diarreas, temblor de manos, fatiga, sudoración excesiva, molestias oculares, ansiedad, en mujeres menstruaciones escasas o ausentes (amenorrea). También pueden aparecer manifestaciones cutáneas y oculares.

Por último, se habla de eutiroidismo, cuando la glándula tiroides funciona con normalidad, lo que se traduce en que existe la cantidad adecuada de hormonas tiroideas en el torrente sanguíneo.

Es frecuente que la disfunción de la tiroides pase desapercibida en muchos pacientes durante un largo periodo debido a que los síntomas no indican un diagnóstico claro. Un periodo de depresión, el embarazo y la menopausia pueden enmascarar los signos de dicha disfunción. Por lo tanto, si experimentas alguno de estos síntomas, tanto de hipertiroidismo o hipotiroidismo, pide a tu médico que te realice una prueba de sangre. Una analítica será suficiente para determinar la concentración de hormona TSH estimulante de la tiroides que, a su vez, puede indicar cualquier disfunción potencial.

A efectos informativos, y para la población en general, te vamos a indicar los niveles habituales de TSH (en u/ml (microunidades/cc) que son:

  • < 0,1 o menor:            Probable hiperfunción.
  • ( 0,2 – 2,0):                 Rigurosamente normal
  • (2,0 – 4,0):                  Mantener el control
  • (4,0 – 10,0):                Hipotiroidismo subclínico
  • >10,0 o mayor:           Hipotiroidismo clínico

En el caso de la tiroxina, T4, las concentraciones normales se encuentran entre 4,5 y 12,5 ug/dl. Una cantidad elevada de T4 libre es signo de hiperfunción tiroidea y viceversa, pero la normalidad de T4 libre no garantiza un estado sin alteraciones.

Para tu tranquilidad te diremos que el tratamiento de los trastornos de la tiroides está bien establecido y es altamente efectivo, para ello recurre cuanto antes a tu endocrino. Además es importante conocer y analizar el origen de esta disfunción, entre las que podemos destacar:

En “Consejos prácticos” encontrarás un test personal de disfunción tiroidea que te ayudará a informar a tu médico de los síntomas más característicos.