Terapia con yodo radioactivo

Consejos de radioprotección

consejos para el tí y para los tuyos

Si bien es cierto que la radiactividad puede ser peligrosa y sus efectos no deben tomarse a la ligera, también lo es que hay demasiado miedo en la sociedad respecto a ella. La radiactividad no es nada nuevo. Existe desde el origen del Universo y está en todas partes. Cualquier cuerpo emite radioactividad.

En España lo habitual es recibir entre 2 y 3 mSv de radioactividad al año. En una hora lo que cualquier persona recibe de forma natural está en torno a 0,0003 mSv/h. En nuestro caso, en el momento de salir de la habitación plomada podemos llegar a emitir 0,04 mSv a la hora, a otra persona que esté situada a un metro de distancia, que es mucho más, pero aún hay mucho margen de seguridad, pues no se empieza a considerar que existe riesgo hasta que no se supera los 100 mSv al año.

Para que nadie a nuestro alrededor sobrepase este límite es por  lo que se nos piden que sigamos unas medidas de radioprotección. Con ellas salvaguardamos nuestra salud y la de las personas que nos rodean.

Conociendo cómo actúa la radioactividad –mira radioactividad y medidas de radioprotección, especialmente cómo protegernos de la radiación– verás que con pocas normas y, sobre todo, con mucho sentido común, en pocos días dejarás de emitir  una radiación preocupante sin necesidad de crear alarma a tu alrededor.

Tranquiliza a tu medio respecto a la radiactividad, los tiempos y medidas están pautadas con criterios muy conservadores.

Para el paciente

  • Beber abundante cantidad de líquido, entre 2 y 3 litros por día.
  • Vaciar frecuentemente la vejiga. Durante el día cada 1-2 horas.
  • Durante los primeros 2 días, mientras estés despierto, pon en tu boca media cucharada de jugo de limón cada 1-2 horas y haz enjuagues bucales,  o toma caramelos masticables levemente ácidos, con el fin de provocar el vaciamiento de las glándulas salivales y minimizar su irradiación.

Recuerda que el radioyodo se elimina principalmente por orina y saliva y que una posible complicación del tratamiento con altas dosis de 131I es la sequedad e irritación de la boca. Las simples precauciones de beber mucho líquido y provocar el vaciamiento salivar durante los primeros 2 días después del tratamiento ayudan a prevenir esta molesta complicación.

Para las demás personas

  • Duerme solo los primeros siete días después del tratamiento.
  • Evita dar  besos y las relaciones sexuales durante este periodo.
  • Trata de mantener una distancia mínima de 2 metros con las otras personas y ten en cuenta que las paredes de los domicilios no suelen proteger suficientemente contra este tipo de radiación.
  • Evita el contacto físico prolongado con otras personas, nunca más de 2 horas.
  • Evita la permanencia innecesaria de otras personas en tu misma habitación. Recuerda siempre que debes mantener la máxima distancia posible.
  • Puedes salir a dar un paseo, preferentemente por zonas poco concurridas pero evita orinar en aseos públicos.
  • No vayas al cine, teatro o conciertos. En general, evita las aglomeraciones y aquellas situaciones en que tengas que estar cerca de alguna persona por un tiempo prolongado, como el transporte público. Si tiene que ir en taxi sitúate en la parte más alejada del conductor y limita el trayecto.
  • El contacto con mujeres embarazadas/niños debe reducirse al mínimo, evita estar a menos de 3 metros de distancia.
  • Debido a que parte del radioyodo permanece en el cuerpo durante seis meses, es desaconsejable quedarse embarazada o engendrar niños durante este periodo y se recomienda esperar al año.
  • En caso de amamantar a un niño, suspende completamente la lactancia ya que el 131I pasaría directamente al bebé a través de la leche materna.
  • El radioyodo se elimina fundamentalmente por la orina. De tener posibilidad, es mejor que durante los primeros  3 días o más post-tratamiento utilices un baño personal.
  • Cada vez que uses el inodoro, aprieta el botón 2-3 veces para que se lave el sifón, incluso puedes utilizar lejía u otros productos desinfectantes.
  • Si eres hombre, no utilices urinarios. Debes orinar sentado en el inodoro. Esta posición minimizará el riesgo de contaminación.
  • Tanto hombres como mujeres deben secarse los genitales con papel higiénico después de orinar. Deposita luego este papel higiénico en el inodoro.
  • Lávate cuidadosamente las manos con agua y jabón tras usar las instalaciones sanitarias.
  • Limpia cuidadosamente el lavabo después de lavarte los dientes y evita, en la medida de lo posible,  las salpicaduras.
  • Si tienes expectoración abundante, durante los primeros 3 días escupe en el inodoro y aprieta el botón.
  • No orines mientras te estás bañando.
  • Al terminar de bañarte deja correr abundante agua para lavar la bañera.
  • Usa toallas, ropa interior y ropa de cama individuales y lávala por separado. Después del lavado esta ropa puede volver a usarse.
  • Usa vajilla personal los primeros días/semanas después del tratamiento. Esa vajilla se lavara separadamente del resto.
  • Si estás resfriado o tienes abundantes secreciones nasales usa pañuelos de papel y tíralos al inodoro.
  • Durante la primera semana evita hacer deportes que provoquen excesiva sudoración.

EL PERÍODO DE TIEMPO RECOMENDADO DE CUMPLIMIENTO DE ESTAS LIMITACIONES SERÁ PRESCRITO POR SU ESPECIALISTA MÉDICO.

A continuación te daremos una tabla orientativa de tiempo aproximado:

Para dosis terapéuticas de

70-100mCu

Normas durante: 10 días desde que se toma la dosis

Alejado de niños: 1 semana

Evitar embarazo antes de 12 meses

Parar la lactancia definitivamente

Para dosis diagnósticas

1.5- 2 mCi

Normas durante: 4 días tras la administración del 131I

Alejado de niños: 5 días

Evitar embarazo antes de 6 meses

Para comprender mejor estas normas te recomendamos leer: Radioactividad y Medidas de Radioprotección

Consejos de radioprotección.
» Descargar pdf