Diagnóstico

¿Cómo se detecta el cáncer de tiroides?

la existencia de un nódulo no implica que sea un cáncer. hay muchas otras causas por la que puede aparecer un bulto en el cuello, y sólo 5 de cada 100 resulta canceroso.

La mayoría de los cánceres de tiroides no producen ningún síntoma. El signo principal es un bulto o nódulo, posiblemente asintomático en la cara anterior del cuello, sobre la garganta.

Aunque la gran mayoría de los nódulos tiroideos son benignos (no cancerosos), algunos sí pueden ser malignos y por ello, es imprescindible que te dirijas a un endocrinólogo si tienes alguno de los siguientes síntomas para que se pueda determinar la causa, descartar un cáncer de tiroides, y recibir tratamiento de ser necesario:

  • Un bulto sobre la tráquea o en alguna otra zona del cuello
  • Dolor en el cuello, mandíbula u oído
  • Dificultad para respirar con la cabeza en una posición específica
  • Dificultad para tragar o dolor tras deglutir
  • Ronquera
  • Tos crónica que no se debe a un resfriado.
  • Sensación de opresión desagradable al usar corbata, prendas de cuello cerrado, sensación de presión en la garganta.
  • Síntomas que indiquen una disfunción de la glándula tiroides (ver Consejos Prácticos: Test de Autocontrol de Disfunciones Tiroideas)

Adicionalmente deberías asegurarte de que durante los exámenes físicos de rutina, tu  médico te hace un examen para detectar posibles nódulos en el tiroides. De hecho, algunos médicos recomiendan que las personas se examinen su propio cuello dos veces al año para buscar cualquier crecimiento o protuberancia.

Insistimos en que todos estos síntomas derivan simplemente de la existencia del bulto o nódulo en el tiroides, sin embargo, esto no implica que el nódulo sea un cáncer. Hay muchas otras causas por la que puede aparecer un bulto en el cuello, y sólo 5 de cada 100 resulta canceroso.

Revisado en Abril-2012 por el Dr. Don José Manuel Gómez Sáez en esa fecha coordinador del Grupo de Trabajo de Cancer Diferenciado de Tiroides de la SEEN