Consejos de nuestra psicóloga

Volver a la normalidad y convivir con las revisiones

Durante los meses pasados puedes haberte sentido frágil física y emocionalmente y eso te ha hecho reflexionar sobre cuestiones como el estilo de vida que has llevado y lo que ahora te interesa más. Esta debilidad te hace consciente de tu vulnerabilidad y, por otro lado, te transforma en una persona fuerte que ha luchado y ha superado una experiencia muy dura.

La visión afectiva cambia y los sentimientos también, y tienes motivos para sentirte afortunado por la recuperación.

Las continuas y frecuentes visitas de control al médico y la repetición del historial ante cada nuevo especialista, que se convierte en una carta de presentación, pueden crear cierta obsesión por la enfermedad y una auto-atención excesiva a nuestro cuerpo. No dejes que esa idea controle tu vida. La reestructuración cognitiva es una técnica psicológica que te puede ayudar a organizar y aclarar los pensamientos distorsionados que puedan generarse al respecto y transformarlos en ideas más realistas y positivas.

Estarás de mejor humor si aprovechas las ocasiones en que puedes expresar tus sentimientos: temor, enojo o tristeza, no tienes que borrar de tu mente lo que has pasado. Desahógate para que no se queden dentro de ti y tapen esas otras emociones vitales que te abren el camino de tu vida.

La vida sigue adelante después del tratamiento de cáncer y, afortunadamente, tenemos muchísimos ejemplos a nuestro alrededor para confirmarlo. En los siguientes puntos queremos resumirte lo que para otros pacientes ha sido útil:

  • Haber tenido cáncer no significa estar etiquetado de por vida. La enfermedad está controlada y es un aspecto más del día a día de la persona.
  • Mira las revisiones como un apoyo que te ofrece la medicina para cuidar tu cuerpo a largo plazo.
  • Es normal que el miedo al cáncer regrese, especialmente durante el primer año. La consecuencia sería que volverían a ingresarte para otra dosis de yodo radioactivo o que tuvieran que operarte de nuevo, y superarás esta nueva prueba igual que la vez anterior.
  • Muéstrate activo en las citas con el médico. Ya conoces el tratamiento, así que puedes opinar, sabes mejor que nadie cuáles son tus síntomas.
  • Trata de tener una actitud positiva que te ayude a sentirte mejor y pensar en tu bienestar y el de tu familia.
  • Mantente activo para tener un sentimiento de control sobre las cosas que te rodean.
  • Vuelve a tu actividad laboral cuando te encuentres preparado. Tu cuerpo reaccionará a la medicación y recuperarás las fuerzas físicas y mentales para hacer frente a la reincorporación.
  • Es interesante tener pensado lo que vas a decir cuando te pregunten por tu ausencia. No tienes que dar explicaciones si no lo deseas, ni comentar la causa de la intervención si no lo crees conveniente.
  • Cuida tu vida afectiva. Piensa en lo que has aprendido de todo el proceso para poder aplicarlo si se presentase una recaída.
  • No todos los síntomas que notes tienen que estar relacionados con la operación o la falta de tiroides.
  • Intenta centrarte en el resto de aspectos diarios que superas cada día y acudirás a la revisión con confianza.

 

Ana Huete ha recopilado estos consejos para ti desde su experiencia como paciente de cáncer de tiroides y psicóloga

Convivir con las revisiones.
» Descargar pdf