Cirugía

Preguntas frecuentes: Cirugía

Estas son algunas de las inquietudes más comunes que tienen los pacientes de cáncer de tiroides. Puedes obtener una información más completa en el apartado correspondiente a tratamiento quirúrgico.

¿Quién puede hacer una operación de cáncer de tiroides?

La operación de tiroides tiene que ser realizada por un cirujano o un otorrino que sume suficiente experiencia, no solo en cirugía de tiroides, sino específicamente en cirugía de cáncer de tiroides. Esta cirugía requiere una mayor especialidad al tener que ser intencionadamente total y poder enfrentarse también vaciamientos. Por desgracia, en España no hay una especialización en cirugía de tiroides y lo que podemos demandar es, ante todo, que el cirujano tenga suficiente experiencia.

¿Qué es una tiroidectomía?

Consiste en la extracción de la glándula de tiroides. Actualmente, es el tratamiento de elección del cáncer de tiroides. Se recomienda la intencionalmente total, sin embargo existen variaciones de este tipo de intervención quirúrgica. Para más información puedes leer sobre los distintos tipos de intervención, ventajas y características en el apartado correspondiente a tipos de intervención.

¿La operación de tiroides es complicada?

En principio una tiroidectomía intencionadamente total no tendrá complicaciones para el paciente y se trata de la opción más clara. Actualmente, es el  tratamiento inicial de elección en la mayor parte de pacientes ya que disminuye el riesgo de recidiva local.

¿Dura muchas horas?

La intervención quirúrgica del tiroides no dura muchas horas, y cada caso es individual. La mayoría de los casos duran entre dos (2) y tres (3) horas si la intervención solo ha de extraer el tiroides y entre cuatro (4) y seis (6) horas si hay vaciamiento ganglionar, pero cada caso es único.

¿Cuánto tiempo estaré ingresado?

En la mayoría de los casos se ingresa el mismo día de la operación y lo más frecuente es que estés entre 2 y 3 días ingresado aunque dependerá en gran medida de posibles complicaciones como tus analíticas posteriores y de tus niveles de calcio.

¿La dimensión del nódulo implica un riesgo mayor?

Los riesgos son mínimos si el cirujano es experto.

Al retirar los ganglios: ¿tendré algún problema en mi organismo?

Esta es una idea falsa. Tenemos muchos grupos ganglionares y que nos quiten un grupo de ellos no tiene por qué dejar secuelas.

¿Duele?

Las tiroidectomías son poco dolorosas y no requieren muchos analgésicos después de la operación. Lo más frecuente es sentir un  dolor postoperatorio leve-moderado y requerir solo analgésicos de uso común domiciliario (ibuprofeno, nolotil, gelocatil, etc). A veces sólo queda una moderada cervicalgia por la postura durante la operación.

¿Podré hablar después?

La inmensa mayoría de los pacientes pueden hablar el mismo día de la operación.

¿Me quedaré afónico?

El riesgo de afonía es  muy bajo, según algunas estadísticas inferior incluso a un 1 %. Cuando se produce, es por lesión de un nervio que pasa por detrás del tiroides. Durante la intervención antes de tocar nada, se busca el nervio recurrente laríngeo y una vez localizado es protegido. De producirse en la mayoría de los casos se recupera la voz al poco tiempo de forma progresiva o al realizar ejercicios de logopedia.

Cuidados pre-operatorios

Los cuidados pre-operatorios son los mismos que en toda cirugía en la que se aplica anestesia general: Controlar que no haya riesgo de hemorragia, que el hemograma sea correcto, regular los niveles de glucosa. No es fuera de lo común que se realice un electrocardiograma y una analítica. Este último para poder conocer cómo se encontraban los niveles de calcio previo a la cirugía, debido a que en la cirugía existe la posibilidad de que se vean afectadas las paratiroides y como consecuencia se produzcan variaciones en los niveles de calcio.

Cuidados post-operatorios

Luego de la intervención resulta fundamental el evitar hacer fuerza con el cuello de modo que se permita que cicatrice correctamente la herida. Se debe de controlar siempre las concentraciones de calcio para evitar una hipocalcemia. Informa a tu médico si sientes calambres musculares u hormigueos en dedos y en los labios.

¿Me puedo curar solo con la cirugía?

Siempre hay que esperar a la biopsia posterior a la cirugía para poder orientar el tratamiento más adecuado. Pero, efectivamente, en algunos casos el riesgo es tan bajo que la cirugía puede ser potencialmente curativa y puede que no requieras ningún otro tratamiento o que sea suficiente con una dosis baja de radioyodo.

¿Puedo tener el informe de mi biopsia?

Debes tenerlo. No te confundas, además del informe de alta del cirujano, te deberían dar un informe de la anatomía patológica intraoperatoria  y un informe posterior con la biopsia completa, para el que hay que esperar unos días.

¿Puede el cirujano ver si hay metástasis con solo abrir?

No siempre. En muchos casos las metástasis pueden no ser detectadas a simple vista y por ello se lleva a cabo una anatomía intraoperatoria, incluso cirugías profilácticas (preventivas). Otros métodos para valorar el riesgo de metástasis ganglionar es la técnica del ganglio centinela.

¿Es diferente la cirugía dependiendo del tipo de carcinoma?

Sí, la cirugía tiende a ser cada vez más personalizada y se ajusta más a los perfiles de riesgo y, por supuesto, a las características de cada tipo de CT.



Artículos relacionados

Tratamiento quirúrgico en cáncer de tiroides

Sobre el tratamiento quirúrgico en cáncer de tiroides