Archivo: Marzo 2015

Microcarcinomas de tiroides y pronóstico de recurrencia

Actualmente sabemos que tras pasar por una cirugía de cáncer de tiroides la sobrevida de los pacientes es muy elevada lo que no quita que el tratamiento pueda suponer un gran esfuerzo dado que el riesgo de recurrencia de la enfermedad, bien sea ganglionar o invadiendo estructuras locales o a distancia es más alto.

Tras pasar por la cirugía los pacientes son estadificados según la clasificación TNM que permite estratificar utilizando el tamaño y extensión del tumor primario, su afectación linfática y la presencia de metástasis.

Cada aspecto individual de TNM se denomina como una categoría:

  • Categoría T describe el sitio del tumor primario
  • Categoría N describe el compromiso de los ganglios linfáticos regionales
  • Categoría M describe la presencia o no de metástasis distante

Debe quedar claro que la clasificación TNM   permite diferenciar a los pacientes según sea el riesgo de mortalidad no con el riesgo de recurrencia de enfermedad.

Actualmente ya se sabe que un paciente con bajo riesgo de mortalidad puede tener un alto riesgo de recurrencia y por ellocrearon una nueva forma de clasificar el riesgo de recurrencia de enfermedad.

La Sociedad Americana de Tiroides distingue en tres grados la recurrencia, existiendo grado de recurrencia de enfermedad bajo, medio o alto.

El Dr. Fabián Pitoia , reconocido endocrinólogo especialista en cáncer de tiroides, Jefe de la Sección Tiroides y Coordinador del Área Investigación de la División Endocrinología del Hospital de Clínicas, en Argentina, nos explica en esta entrevista a AECAT la clasificación de recurrencia y una propuesta más reciente que incluye un grupo considerado de muy bajo riesgo de recurrencia para los microcarcinomas.


Riesgos de recurrencia según la Sociedad Americana de Tiroides:

I- Bajo Riesgo

 – Tumor menor a 1cm de diámetro, uni o multifocal

– Tumor intratiroideo entre 1 y 4 cm dediámetro mayor (T1b-T2)

– Sin histología agresiva (Células altas,Insular, Células columnares, etc)

– Sin invasiónvascular

– Sin invasión dela cápsula (sin  atravesarla)

– Sin metástasis en ganglios ni a distancia (clínico y ecográfico)

 III- Riesgo Intermedio

– N1a o b (ganglios en el cuello)

– T3 N0 M0 clínico (invasión de la cápsula)

– Histología agresiva

– Invasión angiolinfática

 IV- Alto Riesgo:

–  T4 (tumor que invade organos y/o estructuras vecinas)

–  Resección tumoral incompleta

– M1 (metástasis a distancia)

Sin embargo, varias sociedades de endocrinología como la latinoamericana ya proponen una categoría de Muy Bajo Riesgo que incluiría a los microcarcinomas papilares especialmente los encontrados de forma accidental, e incluso existen varias propuestas para cambiarle el nombre, como la Oporto Proposal, y evitar el nombre de carcinoma, a la vista de estudios de evolución prospectiva que hablan de su muy lenta evolución, excelente pronóstico y baja recurrencia, siempre y cuando se haya descartado de forma clara la existencia de otras adenopatías u otros factores de riesgo.

En el siguiente artículo el Dr. Pitoia nos hablará de los cambios que se empiezan a plantear en el tratamiento de los mircrocarcinomas.


Artículos anteriores relacionados

El riesgo de recurrencia, clave para un tratamiento individualizado del paciente

El riesgo de recurrencia, clave para un tratamiento individualizado del paciente


 

Dieta baja en yodo antes del tratamiento con radioyodo

La dieta baja en yodo para preparar el tratamiento con yodo radioactivo es una de los temas que más dudas generan del tratamiento y más debate despierta en los foros de pacientes pues vemos que las pautas que dan en uno u otro hospital difieren a menudo entre ellos, siendo más o menos estrictas.

Ante esta diversidad AECAT siempre ha apostado por explicar al paciente qué alimentos estarían estrictamente prohibidos y cuáles no serían recomendables.

Hoy hemos querido dar un paso más y entrevistar al respecto a la Dra. Paula Jiménez Fonseca, oncóloga del Hospital Central de Asturias (HUCA) y reconocida nutricionista autora de los libros «Comer para vencer el cáncer» y «Remedios naturales para síntomas habituales» para que nos hable sobre la dieta baja en yodo, su porqué y las pautas a tener en cuenta antes de pasar por el tratamiento con yodo radioactivo.



AECAT ¿Qué medidas son recomendables antes de un tratamiento con radioyodo?

Para mejorar la captación de yodo radioactivo y aumentar su eficacia se recomiendan dos actuaciones antes del tratamiento: aumentar los niveles de la hormona tirotropina (TSH) y reducir las concentraciones de yodo en la dieta.

Los niveles de TSH deben ser superiores a 30 mU/L antes de la administración del radioyodo. Así, si quedan restos de las células tiroideas tumorales captarán con mayor avidez el yodo radioactivo que por tanto será más eficaz. Esto podría lograrse con una retirada de la hormona tiroidea lo que causaría un hipotiroidismo sintomático o, como alternativa, mediante la administración de TSH humana recombinante (rh-TSH) en pacientes con un tiroides con un funcionamiento normal.

AECAT ¿Cuál es el objetivo de la dieta baja en yodo antes de la administración de yodo radioactivo?

La base teórica y científica del beneficio de la dieta baja en yodo en pacientes que se van a someter a tratamiento con yodo radioactivo es que las concentraciones de yodo bajo en sangre pueden aumentar la expresión en las células del gen de cotransportador de sodio-yodo.

Esto resulta en un aumento de la captación del radioyodo en las células cancerígenas del tiroides que tras una cirugía pueden haber quedado residuales o haber aparecido con el paso del tiempo.

Así, cuanto menor aporte de yodo en la dieta mayor captación de radioyodo por el tumor contribuyendo esto a una mayor eficacia del tratamiento lo que ha demostrado algún estudio.



dra paula fonseca_1

Entrevistamos

a la Dra Paula Jiménez Fonseca,

Oncóloga del Hospital Central de Asturias (HUCA)

 y

autora de los libros

«Comer para vencer el cáncer»

y «Remedios naturales para síntomas habituales»

 



AECAT ¿Reducir el yodo en la dieta puede tener algún efecto secundario sobre nuestro bienestar?

La dieta pobre en yodo debe iniciarse 2 semanas antes del tratamiento con radioyodo y ser estricta durante toda la semana previa.

Como se sigue durante un periodo breve de tiempo los beneficios son claramente superiores a los posibles perjuicios que se podrían producir con dietas muy estrictas mantenidas durante varias semanas.

AECAT  Sabemos que hay alimentos como la soja que aunque no lleva yodo puede modificar su asimilación ¿En qué sentido? ¿Cómo afectaría? ¿Existe algún otro alimento?

En conjunto, los resultados de varios estudios proporcionan pruebas de que en individuos con un tiroides sano y una ingesta adecuada de yodo, los alimentos a base de soja no afectan negativamente a la función de la tiroides.

En contraste, algunas evidencias sugieren que la soja, mediante la inhibición de la absorción del yodo, puede aumentar la dosis de hormona tiroidea que requieren los pacientes con hipotiroidismo causado por una cirugía del tiroides, por un fallo hormonal o/y por el tratamiento del cáncer de tiroides.

Sin embargo, los adultos con hipotiroidismo no tienen porque suprimir los alimentos de soja, solo moderar su consumo.

AECAT  ¿Pueden los fármacos interferir el tratamiento con radioyodo?

Existen varios fármacos que pueden interferir con el yodo radioactivo y que deben, por tanto, suprimirse varias semanas antes de su administración.

En la tabla se recogen los más comunes:

TABLA MEDICAMENTOS


AECAT Vemos que en su propuesta de menú, al igual que hacemos en AECAT  divide entre alimentos recomendados, prohibidos y de uso moderado. Muchos pacientes se exigen un cumplimiento extremo y otros terminan relajándose de más. ¿Cuál debe ser la actitud?

Los alimentos pueden dividirse en recomendados, aquellos que pueden consumirse siempre; de moderado consumo, aquellos de entre los que 1-2 al día se pueden consumir la semana previa y, por último, aquellos desaconsejados que se deben eliminar por completo los 7 días antes del tratamiento con radioyodo.

Ser estricto con la dieta es muy importante puesto que parte de la eficacia del yodo radioactivo radica en tener unos niveles bajos de yodo en sangre antes de su administración. Por eso el personal sanitario debemos informar y concienciar al paciente sobre esto.

AECAT  Algunos  médicos recomiendan seguir la dieta también la semana de después del tratamiento de radioyodo para permitir que la terapia metabólica siga haciendo efecto ¿Qué opina de ello? ¿Es tan “automático”? 

La evidencia científica sobre este aspecto es escasa. De todos modos, parece prudente esperar unos 3-5 días para ingerir alimentos del grupo de “desaconsejados” como bollería industrial, golosinas, bebidas comerciales, derivados lácteos, alimentos enlatados o en conserva, embutidos, algas y yema de huevo. Estos, además de contener grandes cantidades de yodo son alimentos poco saludables y por tanto, poco recomendables para alguien que se está recuperando de un cáncer.

AECAT Y para después del tratamiento ¿ Las personas que seguimos con tiroglobulina alta, es recomendable que coman alimentos con yodo en su vida diaria?

En la actualidad no existe ninguna evidencia científica para saber lo que es conveniente en esta situación. Por tanto, no podemos dar consejos sobre el consumo de yodo.


Preguntas de pacientes que hacemos llegar a la doctora Paula Jiménez:

AECAT Algunas algas tienen propiedades anticáncer pero ¿Tienen mucho yodo? ¿Son recomendables para los pacientes de cáncer de tiroides?

Las algas son alimentos no recomendados en pacientes con cáncer de tiroides.

Otros alimentos anticáncer más saludables por su bajo contenido en yodo serían:

    • Verduras: berenjenas, calabaza, calabacín, puerros, tomate, setas
    • Fruta: excepto fresas, manzana Golden, mora y piña
    • Setas
    • Cereales no procesados
    • Cúrcuma
    • Semillas de lino y calabaza naturales

AECAT ¿Tomar alimentos con yodo me podría hacer variar los valores de la TSH?

Dado que el yodo modifica la función del tiroides y su liberación de hormonas podría, sobre todo en cantidades altas, modificar los valores de TSH

AECAT ¿Se pueden tomar mollejas con el tratamiento sustitutivo de levotiroxina?

Las mollejas son carnes procesadas por lo que se deberían consumir solo esporádicamente, no más de un día por semana, cuando se está a tratamiento o se ha superado y cáncer de tiroides. Además, este tipo de carnes deben consumirlas con moderación todas las personas que han tenido un cáncer e incluso las personas sanas que quieran reducir el riesgo de desarrollar un tumor.


Artículos relacionados

Infórmate aquí sobre la dieta baja en yodo

Dieta baja en yodo y otras recomendaciones

Menú bajo en yodo antes del tratamiento con radioyodo

Menú bajo en yodo antes del tratamiento con radioyodo

Paciente y voluntario

Con el lema de Súmate al Efecto Mariposa, tuvo lugar los días 6, 7 y 8 de marzo la Escuela de formación de voluntarios de AECAT 2015, en San Lorenzo de El Escorial, un momento único para muchos de nosotros que pudimos poner cara a otros pacientes y voluntarios, y compartir tres días de experiencias, emociones y aprendizaje.

Ser voluntario hoy en día, es comprometerse con las personas que peor lo están pasando” con esta frase, Víctor Arias, pedagogo y formador en el ámbito de la participación social y el voluntariado, empezó su taller sobre los por qué y para qué del voluntariado, ante un público de 26 pacientes y familiares, que sabían en primera persona lo importante que es recibir apoyo cuando se atraviesa la experiencia del cáncer: “Devolver lo recibido”, “dar lo que no hemos tenido”, “veo lo que falta y no me conformo” “lo he pasado mal y quiero que mi experiencia sirva a otros”, “necesitamos una asociación fuerte” fueron algunas de las motivaciones que nos llevaron a sumarnos al Efecto Mariposa y participar en el voluntariado de AECAT.

 escuela voluntariado AECAT

Desde la motivación a la necesidad de autoconocerse para ser consciente del momento que se está atravesando Víctor Arias nos guió por los conceptos básicos para realizar un voluntariado de forma responsable, a la vez que realizábamos una serie de actividades que hicieron pasar al grupo por muy buenos momentos, creando vínculos y lazos que deseamos ya sean para siempre.

En este breve vídeo podrás hacerte una idea del ambiente que vivimos:

 



 

 Paciente experto

En este campo del voluntariado tenemos como objetivo dar apoyo moral a otros pacientes de cáncer de tiroides, ser un modelo de paciente activo y una referencia para otros pacientes.

Como pacientes o familiares, tenemos la mejor de las virtudes para poder serlo: compartimos la experiencia, podemos saber cómo se siente un paciente y lo que necesita en cada etapa. Nos mueve además el amor y la empatía y nos adaptamos a su ritmo, a su necesidad de hablar y encontrar respuestas a tantas dudas.

Como pacientes y familiares también tenemos que ser conscientes de nuestras limitaciones, sabemos que, en determinados momentos, ante revisiones, o simplemente ante la fuerza de algunos recuerdos perdamos la estabilidad emocional necesaria para hacer este tipo de voluntariado. Todos sabemos, y acogemos, los altibajos emocionales que se atraviesan en un proceso tan largo, así que tenemos que contar con ellos, y, por eso, la propuesta de AECAT es trabajar siempre en equipo, apoyado y en conexión con otros compañeros que nos den a su vez soporte.

Por último, no hay que olvidar que existen otras muchas formas de colaborar con AECAT, que no necesariamente son del Área de paciente experto. En concreto en AECAT proponemos las siguientes áreas para canalizar el voluntariado:

  • Área de paciente experto, de orientación y apoyo de paciente a paciente, se concretaría en el foro, la cadena solidaria o a través de asesorías concretas (voz, psicología, voluntariado,…).
  • Área de comunicación para ayudar a difundir los mensajes de la Asociación: blog, prensa, foro, redes, traducciones, imagen,…
  • Área de visibilidad en la que buscamos acercar AECAT a la sociedad a través de eventos locales concretos, organizar ponencias, actos de sensibilización, presencia en hospitales,
  • Área de administración para ayudar consolidar la estructura de la empresa,
  • o la incorporación a proyectos concretos

 

La familia AECAT

Por todos y para todos AECAT, es una de nuestras frases favoritas, y hoy podemos decir con orgullo que la Escuela de Voluntariado ha sido un completo éxito con cada participante y que la “familia AECAT” ha crecido sumando voluntarios.

Sin duda han sido momentos para siempre recordar.

Gracias en nombre de todos los miembros de AECAT para todos y cada uno de los que hacéis posible que todo esto ocurra.

 

 

 

 

Presente y futuro de los tumores raros. La sanidad a debate.



Junto a los pacientes de enfermedades “raras” encontramos médicos volcados en sumar experiencias y optimizar los tratamientos que se puede ofrecer a estos pacientes.

Muchos en el medio hospitalario les califican también de “raros” y, sin duda, esto implica una forma especial de ser y de involucrarse con cada paciente. 

Hoy entrevistamos al Dr. Enrique Grande que tuvo la osadia de crear el Grupo Español de Tumores Raros e Infrecuentes, el GETHI



AECAT: Dr. Grande ¿Qué impulsa al GETHI?

E.G.: La prioridad que tenemos en el grupo es la de intentar individualizar el tratamiento de cada uno de los pacientes de cáncer de tiroides avanzado en nuestro país. Es decir, que cada paciente reciba el mejor tratamiento disponible en el momento adecuado para su enfermedad concreta. Para ello estamos intentando aplicar los conocimientos de la biología molecular a la “customización” del tratamiento de los pacientes.



enrique grande becaHoy entrevistamos a

Dr. Enrique Grande

del servicio de oncología del Ramon y Cajal y fundador Grupo Español de Tumores Huérfanos e Infrecuentes, GETHIpara preguntarle sobre los retos y los problemas a que se enfrentan actualmente en el tratamiento de las enfermedades más infrecuentes




AECAT: ¿Cuál crees que es el mayor obstáculo al que se enfrentan hoy en día  los pacientes?

E.G.: Desafortunadamente, tanto los pacientes como el personal sanitario que luchamos a su lado nos encontramos no con uno sino con varios obstáculos. Dependiendo del centro, de la comunidad en la que se resida, etcétera esos obstáculos pueden tener más o menos peso.

El acceso a las nuevas terapias innovadoras está claramente dificultado. De los 4 nuevos fármacos aprobados en cáncer de tiroides recientemente por la FDA (sorafenib, vandetanib, cabozantinib y lenvatinib) los pacientes en España sólo se pueden beneficiar de los dos primeros y con restricciones en muchos de los casos.

Largos procedimientos burocráticos para la aprobación y negociaciones interminables sobre el precio dificultan de una manera muy significativa que los pacientes puedan recibir la medicación más adecuada.

El acceso a los ensayos clínicos en estas patologías es también muy deficiente; primero porque existen muy pocos estudios y centros en España que los lleven a cabo ; y segundo, y no menos importante, no existe una cultura de referencia de un centro a otro para que el paciente se pueda beneficiar de la posibilidad de participar en un ensayo clínico y, por tanto, tener una oportunidad más en su tratamiento.

Es necesaria, por tanto, una mayor “educación” de médicos y pacientes.


 

Grande.jpg

AECAT: Cómo experto en tumores raros e infrecuentes ¿Cuáles son las mayores dificultades con los que os encontráis vosotros?

Los tumores poco frecuentes necesitan de más “medicina de precisión”, en otras palabras,  de más “personalización” del tratamiento que ningún otro tumor. La escasa frecuencia de estas patologías hace muy costoso y muchas veces inviable el disponer de grandes estudios que consoliden una evidencia científica sólida.

Nunca vamos a tener un estudio aleatorizado de tumores anaplásicos de tiroides con 3.000 pacientes incluidos como salen publicados prácticamente cada vez en cáncer de mama. Por ello, es difícil trasladar los esfuerzos que realizamos en el laboratorio a la práctica clínica diaria.

Los pacientes de tumores poco frecuentes deberían ser tratados de manera uniforme en centros de referencia que actualmente no existen como tales en nuestro país. Una vez en esos centros, este tipo de tumores debería ser secuenciado, es decir, analizado su perfil genético para determinar las principales mutaciones o alteraciones moleculares responsables del mismo y por tanto poder aplicar una terapia selectiva para cada uno de estos pacientes.


 AECAT: ¿Hay algún modelo o experiencia que ya exista en alguna CCAA o en algún país que consideres que camina en la dirección acertada?

Yo tengo envidia de mis compañeros suecos cuando todos los pacientes con tumores neuroendocrinos del país se tratan en un único centro. De ese modo, donde yo puedo recoger la experiencia de tratar a unos 40 pacientes al año, ellos tratan a 2.000.

¿Dónde preferiría tratarse usted? Igualmente, y aplicado al mundo del cáncer de tiroides, tenemos la experiencia de un país muy cercano a nosotros, Francia. En Francia, sólo 28 centros en el país pueden prescribir y tratar a pacientes con cáncer de tiroides avanzado. No es el ideal como centros de referencia pero es mucho mejor que lo que ocurre en nuestro país en donde más de 200 centros tratan este tipo de patologías.

Solamente si somos capaces de acumular experiencia seremos competitivos en nuestro entorno y podremos ofrecer a los pacientes lo mejor de nuestras opciones terapéuticas.


AECAT: ¿Estáis detectando dificultades para acceder a medicamentos?

Sin duda y no me quejo, yo trabajo en Madrid que es una de las Comunidades menos restrictivas. Otros compañeros tienen bastantes más problemas de acceso a las nuevas terapias.

Pero como he dicho antes, en España, en el mejor de los casos, sólo se tiene acceso a dos de los cuatro fármacos aprobados en Estados Unidos para el tratamiento del cáncer de tiroides.

enrique grande aecat


AECAT: ¿Cómo valoras los IPT en el caso de tumores raros? ¿Qué ventajas y que inconvenientes aportan?

Hasta donde yo conozco, los informes de posicionamiento terapéutico son recomendaciones para restringir el uso de los fármacos más allá de la propia ficha técnica del producto.

Se pretende encontrar subpoblaciones de pacientes dentro de otras subpoblaciones de pacientes y siempre con el factor economicista subyacente. Los informes de posicionamiento no deberían suplantar nunca las recomendaciones de las sociedades científicas.