Dando Voz al cáncer de tiroides_ Entrevista a Lara Dibildos


La voz es sin duda uno de los elementos diarios y cotidianos que utilizamos sin darnos cuenta para transmitir ideas, mensajes, sentimientos, etc, y cuando un paciente es diagnosticado de cáncer de tiroides se enfrenta, posiblemente por primera vez, a los temores de sufrir cambios en ella.

Asimismo el tener que comunicar la enfermedad a los más allegados es también uno de los momentos más difíciles y en algunas ocasiones supone añadir malestar por no saber cómo, cuando y a quién comunicarlo, dado que sólo pronunciar la palabra cáncer en esos primeros momentos produce una gran inquietud en la persona diagnosticada.

La actriz Lara Dibildos lo vivió en primera persona y reconoce que le faltó información al recibir la noticia: “Tenía 20 años cuando me enteré de que tenía un cáncer. No sabía ni dónde estaba la tiroides ni qué tratamiento tenía, ni sus síntomas, ni qué iba a pasar”. 

A pesar de ser el tumor endocrino más frecuente, el cáncer de tiroides todavía sigue siendo uno de los cánceres menos conocidos, tanto por sus síntomas y tratamiento, como por los problemas derivados de pasar por esta enfermedad, que conlleva muchas veces el tener que asumir riesgos de sufrir daños en la voz, reversibles en la mayoría de casos, al pasar por quirófano: actualmente el riesgo de afonía es muy bajo y según algunas estadísticas inferior al 1 %.

Para Lara Dibildos uno de los aspectos más importantes era conocer los efectos y las alteraciones que podía provocar el tratamiento para asumirlas de manera natural.

“Yo no conocía a nadie que hubiera pasado por esa enfermedad. Es importante tener a quién consultar porque además tienes un montón de efectos secundarios que al principio no relacionas con tu enfermedad y no entiendes que te está pasando. También es importante que lo entiendan quienes están a tu lado para que comprendan lo que nos pasa: cambios de humor o falta de concentración, entre otros”, asegura Lara.

Desde el momento en que un paciente es diagnosticado inevitablemente busca información y personas que hayan pasado por la misma experiencia, para sumarla a la que recibe por parte de los médicos que le tratan y para entender mejor que le pasa.

Afortunadamente desde que Lara Dibildos tuvo cáncer de tiroides la medicina ha evolucionado mucho y los riesgos derivados de las intervenciones son muchísimo menores.

La aparición y desarrollo cada vez más de asociaciones de pacientes donde encontrar a otras personas que ya pasaron o que pasan por lo mismo, ayudan a cambiar el rostro a esta enfermedad tras el diagnóstico, sociabilizándola y poniéndole cara para hacer ver a todos, como dice Lara Dibildos, que si se puede y que hay mucha vida tras un cáncer de tiroides.

4 comentarios

  1. maitejp dice:

    Hace un año que fui operada y tratada con radioyodo, tampoco fui informada de nada, que me estaba pasando, que tratamiento, el despues, efectos secundarios, etc. Todavía estoy investigando y preguntando a los medicos. La informacion te llega gota a gota, cuando tu necesitas en esos momentos nutrirte de ella y despejar todas tus dudas . Ante la palabra Cáncer de tiroides, te entra el pánico, empiezas a buscar , no encuentras, te desesperas, te agobias, buscas en todas partes, preguntas investigas y por mucho que lo hagas, la verdad, información muy poca. Un dia encontre aecat a traves de redes sociales y por fin algo de luz. Te das cuenta de que no estas solo, que hay mas gente como tu y que realmente hay poca informacion, y agradeces enormemente lo que aecat esta haciendo , para que escuchen y informen a todos los enfermos. Muchas gracias por vuestro trabajo .

  2. María del Mar dice:

    Maitejp, me siento muy identificada con tu comentario y, no seré la única. A mí aún me siguen dando la información con cuentagotas.Pasé por dos operaciones, radioyodo y en febrero me harán gammagrafía para saber si necesitan volver a administrarme más. Gracias a AECAT estoy más informada y apoyada de lo que nunca imaginé, así que me siento en deuda con ellos. Ayudáis más de lo que os imagináis. Miles de gracias.

  3. Ana dice:

    ¡Hoy he descubierto AECAT!. Hace 20 años que me diagnosticaron un carcinoma papilar de tiroides, en la misma época que a Lara Divildos (de mi misma edad) o a Karina (de la edad de mi madre). Mientras ellas acudían a EE.UU. para su tratamiento, yo lo recibía en mi ciudad, creo que con la misma calidad. Aquel momento fue muy duro, puesto que habia perdido a mi padre 5 años antes por un cancer de exófago y mi tía veía en esos mismos días cómo la vida se le escapaba entre los dedos por un cancer de estómago. Ahí estaba la palabra “cáncer”. A pesar de que los médicos aseguraban un buen pronóstico, la información era realmente muy escasa. Entonces era muy jóven y estaba buscando los tipicos trabajos de verano. Había conseguido un contrato como monitora de tiempo libre para un mes despues de la inminente operación y pregunté si estaria en condiciones para realizarlo. No sé si por evitar asustarme o por otro motivo, pero nadie me aclaró que aquello no podría ser. Nadie me comentó la posibilidad de tener problemas durante meses con mi voz. Ni me habló del cansancio, del esfuerzo de subir cuestas, de los cambios de humor. Nadie me habló del tratamiento postoperatorio ni de las revisiones. No sé si lo más duro fue esperar durante meses para hacer las pruebas correspondientes sin tomar medicación o someterme a tratamiento de I131 “encarcelada” en una habitación en la que casi no entraba ni la enfermera por ser radioactiva.
    Ahora tengo una familia con dos niños pequeños a los que quiero seguir viendo crecer cada día como cualquier madre. Desconozco también la posibilidad de herencia genética hacia mis hijos de este carcinoma.
    Quisiera agradecer a asociaciones como esta la gran labor informadora que hacen, tanto para pacientes como familiares así como difundir información al público en general. Sin ellas muchos estaríamos perdidos. Yo los he encontrado 20 años después. A pesar de todo, se puede.

  4. Merce dice:

    Hola, hace 20 años que lucho contra un papilar de tiroides, después de ser operada y tratada con Yodo Radiactivo, varias veces, este año han decidido darme un nuevo tratamiento i és SORAFENIB. (Nexavar)
    Empecé a tomarlo la semana pasada i me está produciendo muchos efectos de los que me indicaron( Sequedad en la piel manos y pies), erupciones en todo mi cuerpo, perdida del apetito y subida de tensión arterial.
    Me gustaría saber si alguien ha tomado esta medicación y si también tuvo estas molestias y cuanto tiempo duran.
    Muchas gracias por toda la información que nos ofreceis.

Cuéntanos tu opinión