Conexión entre el deporte, el estrés y el sistema inmunológico.


El ejercicio físico involucra casi todos los sistemas y órganos de nuestro cuerpo y dependiendo de factores como: la intensidad, duración, frecuencia con las que realicemos la actividad física, responderán nuestros sistemas cardiovascular y musculo-esquelético, y también el neuroendocrino e inmunológico que están muy relacionados con padecimientos de la tiroides.

¿Pero cómo es esta respuesta integrada de los distintos sistemas de nuestro organismo cuando realizamos ejercicio? En primer lugar, el sistema musculo-esquelético lleva a cabo las indicaciones motrices generadas por el sistema nervioso central, y posteriormente la puesta en marcha del resto de los sistemas es esencial para el obtener energía en el tejido muscular necesaria para el mantenimiento de la actividad motora. Los cambios que se presentan en el sistema cardiovascular se identifican por un aumento en la presión arterial, frecuencia cardiaca y demanda de oxígeno, todo esto sumado a la liberación en la sangre de hormonas tales como adrenalina, noradrenalina, beta endorfina, hormona del crecimiento y cortisol, hormonas tiroideas y la disminución de la insulina.

Entendiendo este funcionamiento en el que se involucran muchos órganos de nuestro cuerpo, existen muchas explicaciones del por qué el ejercicio fortalece el sistema inmunitario, permitiéndole combatir enfermedades bacterianas o virales simples, pero sobre todo que defienden la disminución en la posibilidad de contraer enfermedades más graves como la osteoporosis, cardiopatías o incluso cáncer.

 

 

Cuando atravesamos por un episodio de estrés, la reacción de nuestro organismo es elevar los niveles en la sangre de una de las hormonas que mencionamos anteriormente el cortisol”. Múltiples estudios han demostrado que ante la propensión de contraer una enfermedad lo relevante no es el aumento de esta hormona en sí mismo, sino la forma en la responden los tejidos de nuestro organismo ante este incremento de la hormona.

Es por esto que para contrarrestar los efectos negativos del estrés, uno de los muchos beneficios de realizar ejercicio además de ser antioxidante, antiinflamatorio, entre otros,es precisamente actuar comodesestresante ¿pero de qué forma?. Cuando se realiza actividad física se modifica el perfil hormonal de la persona que está bajo un periodo de estrés, facilitandoel funcionamiento de su sistema inmune al desbloquearse una especie de “freno” que se activa por lasituación neuro-endocrina por la que se atraviesa en ese momento como consecuencia del estrés. Es decir, realizar ejercicio produce la bajada en los niveles de cortisolque como consecuencia del estrés están perjudicando el funcionamiento del sistema inmune.

Como vemos, la relación entre estos tres componentes es muy estrecha, ya que ante periodos de el estrés y al ejercitarnos se generan cambios fisiológicos en nuestro organismo; que en el caso del estrés son negativos y en el caso de realizar actividad física positivos, los cuales se presentan en función de las variaciones en el tipo, la duración, la intensidad y la cronicidad del ejercicio y de las diferencias en la constitución de cada persona.

Algunas recomendaciones

Aunque hemos expuesto los beneficios de realizar ejercicio, los ejercicios pesados y prolongados y sin el entrenamiento adecuado podrían inducir al efecto contrario e incrementar la presencia de hormonas relacionadas con el estrés. Como solemos decir generalmente, cualquier cosa en exceso es nociva para la salud.

Realizar al menos una caminata diaria (30min) o seguir una rutina simple de ejercicios unas tres veces por semana resulta hábito saludable y que además nos proveerá de energía.

Voces en el camino, es una gran oportunidad para realizar ejercicio a través de las últimas cinco etapas del Camino de Santiago junto con simpatizantes y pacientes de Cáncer de Tiroides de todo el mundo, una actividad que además de bienestar físico nos acerca al bienestar mental y emocional.

5 comentarios

  1. Inma dice:

    Yo he estado realizando ejercicio de musculación durante más de un año, en máquinas especiales para la espalda. Pero últimamente al perder mucho peso lo dejé por encontrarme sin energía. Aunque en casa dispongo de elíptica y multiestación, no veo el momento de empezar a practicar porque siempre estoy cansada y con mucho dolor de espalda. No sé cómo romper este círculo vicioso, sobretodo el dolor de espalda. A más reposo más me duele, pero el dolor me impide realizarlo. Soy comsciente de los beneficios del deporte, aún más cuando estoy a la espera de mi tercera operación, pero no veo el momento de empezar. Primero quiero engordar un poco.

  2. Cristina dice:

    De las cosas que mas me han sorprendido de todo este tiempo, es que durante años he tenido dolores en la articulaciones, o musculares. Me levantaba del ordenador y tardaba 10 metros en ponerme recta. Pensé que era por la falta de ejercicio, porque me hacía mas vieja…. luego me cambiaron la dosis de tiroxina, y por fin, después de 5 años dejé de estar hipertiroidea, y de pronto una noche me levanté de la cama y me di cuenta que ya no me costaba enderezarme. Es sorprendente, nadie me había avisado pero era todo un síntoma del hipertiroidismo.

  3. Isabel dice:

    Con el yoga he encontrado el equilibrio fisico y psiquico que perdí.
    Empece a practicarlo sin ninguna intención concreta, simplemente por intentar cubrir un espacio mental que habia quedado ¨ lesionado¨ despues de haber pasado por la experiencia que ya sabeis todos.
    Poco a poco y con constancia empece a notar susbeneficios, fundamenalmente con las tecnicas de respiracion, a controlar la ansiedad y con los asanas a modificar malas posturas y contracturas.
    Os lo recomiendo!!!

  4. Guido Rodriguez dice:

    Hola mi consulta es la siguiente podre llevar acabo la actividad del ciclismo de competicion si fui sometido a una tiroidectomua total.
    Gracias por su ayuda saludos desde chile.

  5. AECAT. Asociación Española de Cáncer de Tiroides dice:

    Es difícil responder lo que nos preguntas y sin duda nos gustaría contestarte que si, pero eso dependerá de como haya ido la operación y también necesitará unos meses de reposo hasta poder tomar esa determinación. Deberás empezar poco a poco pero si todo va bien en un tiempo estarás pedaleando de nuevo. Ya nos contarás que tal te va.
    Un saludo

Cuéntanos tu opinión