El diagnóstico de cáncer de tiroides: 1ª etapa del Camino


Cuando escuchas la palabra cáncer, comienzas un camino sembrado de dudas e incertidumbres. Ante tal diagnóstico el impacto emocional es muy grande y son muchos los  pensamientos que te pueden venir a la cabeza. Desde luego, el miedo: “tengo cáncer” que en momentos se convertirá en angustia; puede que la rabia o la ira: “¿por qué a mí?”, y  seguramente las dudas o la impotencia “¿y ahora qué hago con mi vida?”, “¿qué tratamientos hay?”, “¿cuál es el alcance de la enfermedad?” y un largo etcétera.

Nadie está preparado para este diagnóstico, pero ante tal realidad, lo único que nos queda es la aceptación: “tengo cáncer, pero tengo que tirar para adelante.” Asimilar el cambio, para lo que ayuda el ejemplo de cómo lo han integrado otros pacientes y la búsqueda de información, ya sea a través de los médicos o a través de internet o libros, para intentar comprender el proceso y poder rentabilizar el tiempo con tu médico. El contar con la mayor cantidad de información posible es muy importante a la hora de enfrentar la enfermedad, ya que la información es poder.

La importancia de estos factores lo vemos claramente en el ejemplo de  Inma y Rosa. Dos hermanas diagnosticadas de carcinoma papilar de tiroides con las que iremos siguiendo este Camino de la enfermedad.  Primero se le diagnosticó a Inma, enfrentándose al cáncer sin información sobre la enfermedad, sin conocer bien el tratamiento, ni contar con referencias de buenos especialistas. Tampoco conocía a más pacientes con cáncer de tiroides.  Os invitamos a ver lo que comenta:

Por el contrario, su hermana Rosa, contaba ya con la base suficiente para valorar convenientemente su tumor, que además gracias a sus mayores conocimientos había conseguido detectar a tiempo. Ella misma lo explica en el siguiente vídeo:

Si quieres escuchar más voces de pacientes contándote cómo vivieron esta etapa, puedes hacerlo en http://vocesenelcamino.aecat.net/etapa.php?stage=1&lang=es

 

Pautas para afrontar mejor el diagnóstico

Un diagnóstico de cáncer siempre es complicado de asimilar, tanto para el paciente como para sus allegados. Debes saber que comprender e integrar la noticia es algo paulatino, que te llevará tiempo y será un camino paralelo al del tratamiento según vayas saliendo del shock y la sensación de indefensión en que te habrá dejado la palabra cáncer. Se trata de un problema de salud, una adversidad concreta que hay que afrontar, más o menos limitada en el tiempo,  y, hoy en día, se cuenta con muchas garantías de poder superarla.

En concreto, la gran mayoría de los pacientes de cáncer de tiroides tienen un pronóstico excelente y gracias a ello, podemos estar razonablemente tranquilos, al tratarse además de un tumor que, al contrario de las urgencias que nos evoca la palabra cáncer, evoluciona muy lentamente, lo que nos permite buscar información sobre especialistas y procedimientos más adecuados.

Ese buen pronóstico es real, pero también lo es, la necesaria reacción emocional ante la palabra cáncer.  Es recomendable que compartas tus sentimientos, hables con alguien cercano sobre lo que sientes, lo que piensas o busques ayuda profesional. Cada etapa del Camino tiene sus metas y, en esta, lo deseable es que te atrevas a afrontar tus  emociones, no intentar controlarlas. Enfado, angustia,  miedo,  tristeza, ansiedad, impotencia, debilidad, incluso culpa por muy injustificada que parezca, son reacciones habituales al hecho de padecer una enfermedad grave. Pero los sentimientos y las preocupaciones pueden resultar muy angustiantes si nos los guardamos para nosotros o intentamos racionalizarlas (“me han dicho que no tengo nada que temer…”). Por tanto, si te conoces y sabes que te cuesta, no dudes en pedir ayuda para poder expresar y elaborar esas emociones.

Hoy en día, muchas veces sentimos que nos piden que seamos superhéroes y que en esa “lucha contra el cáncer” no se nos vea desfallecer, pero controlar en exceso las emociones no nos ayudará a alcanzar una actitud positiva, al revés, solo nos llevará a sobreexigirnos con una nueva carga. En estos momentos quien necesita apoyo eres tú.

Tampoco sufras más de lo necesario. El cáncer de tiroides en general tiene un pronóstico muy bueno. La información que obtendrás por otros pacientes y de webs de confianza te ayudará a acotar el miedo a lo desconocido, hay varios factores a tener en cuenta como son:

–          El tipo de carcinoma que tengas. El 85% son papilar o folicular que al ser diferenciados captan el yodo y tienen un gran pronóstico. Además podría tratarse de un medular o un anaplásico. Para tener más información mira aquí: http://www.aecat.net/el-cancer-de-tiroides/sobre-el-cancer-de-tiroides/tipos-de-cancer-y-diferenciacion-celular/

–          El tamaño, el pronóstico mejora si son menores de 2cm. En la actualidad se descubren muchos microcarcinomas de menos de 1cm que auguran casi el 100% de curación.

–          El número de focos. Puede ser más beneficioso si es un único nódulo el que presente malignidad que si existe multifocalidad.

–          La extensión. Es preferible si  está encapsulado o circunscrito a la glándula tiroides que si ya aparece con extensión local extratiroidea o metástasis a distancia. Y mejor aún si se limita a uno de los dos lados del tiroides sin tocar siquiera el istmo que los une.

–          Es preferible que no presente adenopatías o afección ganglionar.

–          Tu edad siendo menor el riesgo si tienes menos de 45 años.

Toda esta información, junto al resto del historial clínico,  debe valorarla tu médico, pero tú puedes preguntarle y conocer mejor cuál es tu situación. Puedes ver más información en: http://www.aecat.net/el-cancer-de-tiroides/seguimiento/estadificacion/ o valorar si tienes algún factor de riesgo: http://www.aecat.net/el-cancer-de-tiroides/sobre-el-cancer-de-tiroides/factores-de-riesgo/.

Cada vez se da más importancia a disponer de un adecuado diagnóstico prequirúrgico para poder orientar mejor el tipo de cirugía que conviene realizar pero, al mismo tiempo, hay que tener paciencia y esperar al resultado de la anatomía patológica posterior a la cirugía. Sólo tras ella tendrás información sobre el subtipo (algunos subtipos dentro de cada tipo de CT presentan más agresividad) y la verdadera extensión de la enfermedad, y determinar los siguientes pasos.

Y es que, aun cuando tengas un microcarcinoma, como paciente de cáncer, siempre tendrás que aprender a convivir con la incertidumbre y tener paciencia.

Un diagnóstico de cáncer supone un gran aprendizaje y un reto, para el paciente y para sus familiares, y como Inma comenta, aprendes a valorar los buenos momentos mucho más. Ser pacientes, y no intentar anticipar o controlar lo que está por venir, sino centrarnos en cada meta intermedia, nos ayudará en nuestro Camino, pero ser paciente no quiere decir ser pasivos, los estudios demuestran que los pacientes activos, que se informan y consiguen una mayor comprensión de la enfermedad y una comunicación más completa con sus médicos, implicándose en las tomas de decisiones, obtienen mejores resultados.

 

Puedes tener más consejos de la mano de nuestra psicóloga en: http://www.aecat.net/consejos-practicos/consejos-psicologicos/como-preparar-la-fase-de-diagnostico/

 

5 comentarios

  1. Inma dice:

    Me parece muy importante el apoyo de esta asociación. Mi camino no ha terminado y lo que digo en el vídeo todavía me ocurre cuando toca revisión, porque no estoy curada. Espero compartir con vosotros mi proceso, que no sé si acabará pronto con una tercera operación o seguiré con mi mini alíen dentro de mí pero bajo control.

    Saludos

  2. Mª José dice:

    Hola. Mi nombre es M. J. y soy de Zaragoza. Me acaban de diagnosticar un cáncer de tiroides tras una hemitirectomia que ha aparecido en la anatomía patológica. En septiembre me extirparan la otra mitad del tiroides. Estoy en esta primera fase de incertidumbre e impaciencia por lo que pasara después. Gracias por esta entrada y espero que todo me vaya bien.

  3. Cristina Chamorro dice:

    Hola Maria José, mucho ánimo, supongo que ya sabes si tienes otros nódulos, en la mitad que falta por analizar, y el tipo de carcinoma que tienes, su subtipo y su tamaño, y con todos esos datos podrás acotar mejor el miedo. No es fácil afrontar dos cirugías en tan poco tiempo

  4. soy alejandrina dice:

    A todos ytodas q tienen y hanpasado por esta situacion solo les digo q tengan fe confianza y mucha paciencia, hacer un poco de ejercios tratar de llevar una vida tranquila en lo posible, juntarse con gente q tenga mentalidad positiva, alimentacion en lo posible sana mas vegetales estar en contacto con su medico yo me bebi 120 de yodoradio…hace 8 meses tenia taquicardia constante ansiedad no podia dormir , me fui de viaje el hecho de ver a mis hijas y otros familiares me hizo bien soy catolica el amar aDIOS me hace sentir confiada y q sea lo el quiera.

  5. María del Mar dice:

    Hola a tod@s, para mí ha sido un gran descubrimiento haber encontrado esta fantástica web, la cual me está siendo de un grandísimo apoyo.
    El pasado mes de de abril me hicieron lobectomía derecha de la tiroides para, un mes después, terminar realizando una tiroidectomía total puesto que se confirmó que era carcinoma papilar. Pensé que pronto seguiría con mi vida normal, pero me explicaron que tenía que someterme a radiación de yodo. Antes de Navidad me dirán si han de administrarme otra nueva dosis, pues aún quedan restos. En estos meses he estado hipotiroidea y, actualmente, me encuentro hiper. Por fin soy consciente de que este camino será largo, pero leer toda la información aquí publicada me hace sentirme comprendida y apoyada. Un saludo y agradecimiento por mi parte.

Cuéntanos tu opinión