Aecat presenta un estudio sobre el Impacto Social de las Enfermedades Tiroideas


Madrid, 9 de julio de 2014.El 21% de la población está preocupada por padecer una disfunción tiroidea (DT) o algún tipo de nódulo (NT), bocio o cáncer de tiroides según se desprende del estudio “Impacto social de las patologías tiroideas en España” elaborado por la Asociación Española de Cáncer de Tiroides (AECAT). El presente estudio destapa el escaso conocimiento que la población general, tiene sobre los efectos reales del tiroides sobre la salud global y el bienestar declarando el 37,9% no saber nada o casi nada y el 54% saber muy poco; cuando el 6,71% de la población se estima que padecería una DT sin saberlo. Anualmente se desarrollan en España más de 46.000 nuevos nódulos tiroideos que deben ser estudiados para descartar la presencia de malignidad entre ellos. En España se detectan cada año 3.000 nuevos casos de cáncer de tiroides, y es el tumor que más crece en incidencia.

En lo relativo al nódulo tiroideo (NT) la enfermedad aumenta proporcionalmente con los años. De modo que una persona de 60 años tendría el 50% de riesgo de tener un nódulo. Como destaca Cristina Chamorro, presidenta de AECAT: “Hemos visto que los pacientes sí asocian el nódulo tiroideo con el riesgo de cáncer pero no son conscientes de las implicaciones que tienen el hipo e hipertiroidismo, la información que se ha generalizado lo asocia solo al peso y como mucho al ritmo vital. No se percatan de lo duro que puede ser la vivencia ni del riesgo de generar otras enfermedades como la depresión, la hipercolesterolemia o estar detrás de problemas de infertilidad”.

En opinión de Cristina Chamorro, “en el tratamiento de las enfermedades relacionadas con el tiroides es necesario invertir en la concreción de un modelo de detección precoz de calidad, que evitaría su deriva en otras enfermedades y reduciría plazos, citas médicas y errores con la consiguiente reducción de los costes sanitarios y sociales”.

 

El informe se ha realizado a través de una encuesta online, realizada por la Agencia de investigación cualitativa y cuantitativa Adhara Marketing Tools, en la que participaron 801 personas de entre 18 y 65 años, todos ellos residentes en España. La distribución de la muestra es proporcional a la población española según sexo, edad y comunidad autónoma. La investigación se desarrolló entre el 1 y el 3 de julio de 2013, con un error muestral ±3,53% y con un nivel de confianza del 95%.

 

Voces en el camino

 

Campaña “Voces en el camino”   

AECAT ha organizado una Campaña de concienciación VOCES EN EL CAMINO sobre el cáncer de tiroides y la realidad de las enfermedades tiroideas (ET). Se trata de un Camino de Santiago, que, aunque muestra el camino del paciente de cáncer de tiroides, está abierto a todo el que quiera llevar la voz de los pacientes de ET a los profesionales que se reúnen en el Congreso European Thyroid Association que tendrá lugar el próximo 5 de septiembre en Santiago de Compostela. El Camino de Santiago iniciará su etapa en Sarria y, a lo largo de 5 días, caminarán y reservarán un espacio para compartir también su vivencia en el camino de la enfermedad.

Para quien no pueda participar pero quiera también sumar su voz, AECAT propone entrar en www.vocesenelcamino.org y dejar grabada su experiencia. Cada día de camino hace referencia a una etapa de la enfermedad, a un reto vivido posiblemente en soledad pero que ahora se puede compartir, para el bien de otros. La campaña cuenta con las voces solidarias de personas reconocidas como la actriz Lara Dibildos que aporta su experiencia personal.

¿Qué es el tiroides?

El aspecto que más se conoce del tiroides es su papel en determinar la rapidez con que los alimentos se transforman en energía, y por tanto como influyen en el peso corporal y el nivel energético. Pero también hay que saber que además controla la función muscular, la función cardíaca, la función ósea y la función hepática, las concentraciones de colesterol, interviene en la síntesis del glucógeno y en la utilización de glucosa, son necesarias para la formación de vitamina A, mantienen la temperatura corporal, el tracto gastrointestinal, y controlan funciones cognitivas como memoria o ideación.

Una posible disfunción del tiroides, bien por hipofunción o por hiperfunción, puede estar detrás de  depresiones, casos de infertilidad, hipertensión, hipercolesterolemia, osteoporosis, problemas de desarrollo neuronal, incluso cretinismo en niños, siendo vital su vigilancia durante el embarazo.

¿Cómo se puede detectar?

Una analítica es suficiente para determinar la concentración de las hormonas tiroideas en sangre. Sin embargo, son muy difíciles de detectar las disfunciones tiroideas solo por sus síntomas. “El parámetro más sensible a hormona tiroidea es la variación en el estado de ánimo”, según afirma el Dr. Sánchez Franco, fundador del grupo de trabajo de cáncer de tiroides de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

El estudio recomienda invertir en mejorar la detección precoz para evitar costes sanitarios y sociales mediante los siguientes modelos: Nódulos Tiroideos, derivación a consultas de alta resolución o cita única en el que se centralice en un solo sitio y lugar todas las pruebas necesarias para descartar un tumor y en enfermedades tiroideas determinar claramente los grupos de pacientes a los que habría que hacer un chequeo (screening bioquímico) de hormonas tiroideas y posible derivación a especialista. “Los síntomas de las disfunciones tiroideas son tan inespecíficos que lo recomendable es hacer análisis de TSH, T4libre, anticuerpos antitiroglobulina y anticuerpos anti-TPO a cualquier persona con historia familiar de enfermedades de tiroides. En la planificación del embarazo ante algún elemento adverso como infertilidad, aborto o depresión postparto. Ante todo trastorno depresivo, cardiológico (insuficiencia, arritmia,…), mayores de 65 años y casos de obesidad”, propone el Dr. Sánchez Franco, fundador del grupo de trabajo de CT de la SEEN.

También resalta el estudio la importancia de  educar a la población. El paciente debe saber cuándo puede haber un problema de tiroides detrás de alguna de estas patologías. Conocerlo contribuirá, no sólo a detectar disfunciones no diagnosticadas que pudieran estar dañando la salud, sino que aclararían, ante la sociedad, la función real del tiroides.

Modelos diagnósticos de calidad

Otra de las conclusiones del informe -que ha sido supervisado además de por el Dr. Sánchez Franco, por el Dr. Galofré, actual coordinador del grupo de trabajo de cáncer de tiroides de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y el Dr.Larrad, reconocido cirujano de tiroides y también miembro del mismo- es su apuesta por los nuevos modelos de acto único para el diagnóstico de nódulo tiroideo, y advierte que estamos en el mejor momento para valorar convenientemente el modelo a generalizar, revisando la importancia de un ecografista experto y la intervención de un equipo multidisciplinar, así como la conveniencia de ir incorporando las nuevas técnicas moleculares y radiológicas que están surgiendo. El 20% de los resultados de las citologías no son concluyentes y ante el riesgo de cáncer de tiroides se operan. En este sentido la calidad del diagnóstico y la pronta derivación para su tratamiento se convierte en el mayor ahorro social y sanitario.

El médico general debe saber cuándo es preciso derivar al endocrinólogo al paciente que le ha encontrado un nódulo en el tiroides. Desgraciadamente no es raro diagnosticar carcinomas muy agresivos en nódulos tiroideos que han sido seguidos durante años por especialistas que no son endocrinólogos. Es decir, todo el mundo se “atreve” con el nódulo tiroideo, porque la mayoría van bien, pero entonces no se hacen las cosas bien. Igual ocurre con la disfunción tiroidea, y también, desgraciadamente, se ve algunas prácticas no del todo ortodoxas“, nos comenta el Dr. Galofré.

También por eso es importante contar con pacientes informados e implicados en su autocuidado, mostrando la importancia de la información basada en el paciente, en su nivel de conocimientos y momento emocional. Así como generalizar la práctica de aportar información clara y por escrito del diagnóstico que incorpore datos de páginas con información en webs para visitar o asociaciones de pacientes que les sirvan de apoyo. “La encuesta muestra el enorme malestar que generan las enfermedades tiroideas, afectando de raíz la vida del paciente,mientras se detectan y ajusta el tratamiento hormonal pero también la satisfacción final con el mismo. Ante esto, es imprescindible apoyarnos unos a otros, esperemos que Voces en el Camino y este Informe de Impacto Social sirvan para concienciar sobre el problema”, concluye la presidenta de AECAT.

Para el proyecto de Voces en el Camino ha contado con el apoyo de Genzyme, Fundación AstraZeneca, Bayer, Thyroid Cancer Alliance, y Darwin and Co.

Vídeo de la campaña Voces en el camino:

Puedes consultar el estudio en: http://www.aecat.net/docs/analisis-impacto-social-de-las-enfermedades-tiroideas-en-espana/

 

Cuéntanos tu opinión