Archivo: Octubre 2013

El riesgo de recurrencia, clave para un tratamiento individualizado del paciente

La investigación científica y los avances tecnológicos en el campo de la salud junto con las continuas y profusas publicaciones hacen que el tratamiento y seguimiento de las enfermedades esté sujeto a permanente revisión.

En el cáncer de tiroides, estas investigaciones  junto con la mejora  en la precisión de las pruebas de imagen  ha  llevado a un incremento exponencial de la detección de carcinomas de pequeño tamaño y bajo riesgo, sobre los que ya se tiene suficiente casuística.

La pasada semana, el Dr. Fabián Pitoia, Jefe de Sección Tiroides del Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires, y su colega la Dra. Sandra Licht participaron en la Conferencia organizada por ACTIRA dirigida descubrir hacia dónde se dirigen los profesionales de la salud en el tratamiento y seguimiento de esta enfermedad.

La clave de las novedades  para estos especialistas  no estriba  en el uso de nuevos tratamientos, habiéndose  demostrado el alto grado de eficacia de los ya existentes,  sino en el manejo  diferenciado  de los mismos. El Dr. Pitoia lo describía  gráficamente como “la confección de un traje a medida” frente a la  tradicional “talla única” para todos los pacientes.

El camino por el que se está avanzando pasa por el estudio individualizado de cada paciente para darle el  tratamiento más adecuado y su posterior seguimiento. Esto evita en lo posible efectos secundarios adversos  innecesarios y mejora, en definitiva, su calidad de vida.

Pero, ¿cómo elaborar protocolos de actuación cuando se habla de tratamientos individualizados?

El tratamiento que se dispensará  a cada  paciente dependerá de lo  que el Dr. Pitoia definió como “riesgo de recurrencia”, consistente en  la evaluación de la probabilidad de que vuelva a presentar la enfermedad. De acuerdo con este presupuesto, los pacientes serán clasificados como de bajo riesgo, de riesgo intermedio y por último de alto riesgo.

Si bien esta clasificación no afecta al tratamiento de cirugía, constituyendo la  tiroidectomía   la terapia común a la práctica totalidad de los pacientes, ya sea total  o parcial  (En España, siguiendo las recomendaciones  de las guías europeas se opta en todo caso por la  tiroidectomía total), sí se están produciendo cambios en el tratamiento con yodo radiactivo del remanente tiroideo. La indicación de éste pasa a ser selectiva, de forma que no se aplicará a pacientes de muy bajo riesgo y posiblemente tampoco a los de riesgo bajo por considerarse de dudosa utilidad, indicándose en todo caso dosis mínimas (menor de 30mCi de I131). Sí se prescribe para los pacientes de riesgo intermedio y, en todos los casos, para los de riesgo de recurrencia alto.

También se encuentran en revisión la terapia de supresión hormonal, cuya indicación es también selectiva en dosis superiores a las necesarias,  solo  para los pacientes con riesgo intermedio y alto.

En cuanto a las novedades en materia de seguimiento, se centran en  los métodos utilizados y los tiempos para los controles. También estos aspectos están siendo objeto de revisión a la  luz de esta clasificación de los pacientes.

La medición de la tiroglobulina (Tg) como  factor indicador de la enfermedad, distinguiendo  si ha habido  terapia ablativa con yodo radioactivo (en cuyo caso su valor debería ser indetectable bajo estímulo) del supuesto de inexistencia de tratamiento ablativo (de forma que sería  el aumento de su valor y no su detección el indicador de posible recurrencia de la enfermedad) y la ecografía de cuello,  son los métodos de seguimiento utilizados hoy en día.

Como conclusión, podemos decir que el uso terapéutico y de seguimiento de los tratamientos a medida de los pacientes, evitando en lo posible efectos secundarios innecesarios lleva asociado una mejora en la calidad de vida del paciente. Ello, junto al alentador pronóstico de la enfermedad  (con un  90% de pacientes con un riesgo moderado o bajo de mortalidad y con una sobre vida casi similar al resto de la población) muestra que hoy  hay motivos para la esperanza.

La conferencia completa se puede encontrar siguiendo el enlace :

https://tercertermino.adobeconnect.com/_a1119921349/p32my3dz087/?launcher=false&fcsContent=true&pbMode=normal

El Grupo Multidisciplinar de Tiroides del CAZA y la Joven Orquesta de Zamora donan su voz para AECAT

FotoConcierto1El mes de septiembre es el mes elegido para conmemorar a nivel mundial el cáncer de Tiroides. En España, AECAT ha decidido fijarlo en una fecha el día 28 y hacer en torno a ella todas las conmemoraciones especiales. Ese día tras la presentación en prensa de la nueva campaña se organizaba en Zamora un concierto benéfico por gentileza de la Joven Orquesta de Zamora, los jóvenes músicos leyeron parte de las recomendaciones de AECAT que aparecen en el folleto de la nueva campaña y podrán ser vistas en la página de Donatuvoz.org.

Contamos también con la participación de D. Luis Santiago, Jefe de servicio de Endocrinología del Complejo Asistencial de Zamora y coordinador del Grupo Multidisciplinar de Tiroides que nos habló sobre la “Situación actual del cáncer de Tiroides”. Asistieron así mismo los jefes de servicio de otras unidades que forman parte de este Grupo de Trabajo Multidisciplinar (Laboratorio, Anatomía patológica y Radiología entre otros)

La formación de unidades multidisciplinares en el tratamiento del cáncer de Tiroides, es una de las recomendaciones que aparecen en las guías de las sociedades científicas de cáncer de Tiroides, tanto la americana ATA como la europea ETA,  y algo que desde AECAT venimos solicitando se forme en todos los centros, en este de Zamora además del cáncer se tratan otras patologías tiroideas.

En la clausura el Dr. Juan Emilio Antón Rueda, Jefe del Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social, cirujano y músico, tuvo la gentileza de decir unas palabras de cierre y definió el evento que acabábamos de presenciar como una alegoría de dos realidades:

“La cirugía cura el cuerpo y la música cura el alma.

Un músico puede tocar bien como solista pero la mejor melodía sale detocar conjuntamente toda la orquesta, con los distintos componentes, chelos, violines, violas, metales, percusión… De la misma forma el mejor tratamiento sale del trabajo conjunto de todos los profesionales, trabajando las distintas especialidades unidas en estas unidades multidisciplinares que nos acaban de presentar…”

Todas las participaciones estarán disponibles en breve en un vídeo próximo a finalizar su montaje.

Os dejamos la entrevista realizada en los medios locales al Dr. Santiago:

C. G. Entre 15 y 20 nuevos casos de cáncer de tiroides aparecen cada año en Zamora, una patología no demasiado frecuente y con un índice alto de curación, indicó el doctor Luis Francisco Santiago, jefe de Endocrinología del Complejo Asistencial de Zamora. El doctor es también coordinador del grupo de trabajo multidisciplinar sobre la patología de tiroides que funciona en el hospital zamorano compuesto no sólo por endocrinólogos, sino también por un otorrinolaringólogo, un patólogo, un radiólogo y un profesional de análisis clínicos, que analiza las nuevas líneas de investigación en este campo, discute casos clínicos y en general trata sobre «toda la casuística que tenemos de patología de tiroides y cáncer de tiroides».


El salón de actos de Caja España- Caja Duero en La Marina acoge precisamente a las siete y media de esta tarde un acto con motivo del Día Nacional del Cáncer de Tiroides, que lleva como lema «Guarda un minuto contra el silencio». Dará la bienvenida Cristina Chamorro, presidenta nacional de la Asociación Española de Cáncer de Tiroides. El doctor Santiago ofrecerá una charla divulgativa sobre la situación del cáncer de tiroides en España y la provincia de Zamora y cerrará el acto la Joven Orquesta Sinfónica de Zamora, que ofrecerá un concierto solidario. La entrada al acto es gratuita. El doctor Santiago señala que la patología de tiroides es muy frecuente en la provincia, especialmente el hipotiroidismo (con más de 300 pacientes al año), aunque en estos momentos ya no se puede asociar a determinados déficits de la dieta que antaño hacían que ciertas zonas de la provincia aparecieran como de bocio endémico. En los momentos actuales se supone que es más de origen autoinmune, ya que es más fácil la introducción de yodo en la dieta, con las sales y otros alimentos. Por ejemplo, el yodo que pasa a través de la leche de vaca por los antisépticos yodados que se utilizan con estos animales.


La presencia de nódulos, no fácil de detectar, es un indicador de la posible existencia de un cáncer de tiroides, aunque solamente entre un 5%y un 7% de los casos son malignos. El tratamiento de este tipo de cáncer pasa por extirpar el tiroides y un tratamiento con yodo radiactivo, y el pronóstico suele ser bueno, ya que la supervivencia a cinco y diez años supera en 80% e incluso el 90%.

 

 

Podéis ver la noticia en el siguiente enlace:

http://www.laopiniondezamora.es/zamora/2013/09/28/cancer-tiroides-afecta-15-20/709038.html

Muchas gracias a todos los asistentes, esperamos tener más ocasiones de poder repetirlo.